Los campeones, en exclusiva para ADEEMA

Gracias a la organización de ADEEMA con la Universidad Siglo 21 y la Universidad de San Andrés, los torneos relámpago tuvieron a dos campeones de Clash Royale, y dos de League of Legends.

Gracias a la organización de ADEEMA con la Universidad Siglo 21 y la Universidad de San Andrés, los torneos relámpago tuvieron a dos campeones de Clash Royale, y dos de League of Legends. Todos coincidieron en que pudieron disfrutar de esta novedosa oportunidad de competir.

Nicolás Salas, quién el sábado se quedó con el torneo de Clash Royale para los alumnos de la Universidad Siglo 21, valoró mucho la iniciativa, y el hecho de poder jugar “sobre todo ahora que no se puede salir de casa”.

El sábado la acción se concentró en la Universidad Siglo 21

“No descarto ir entrando de a poco en el mundo competitivo” sostuvo Nicolás, quién también analizó su estrategia de cara al torneo: “traté de adaptarme a los jugadores con los mazos con los que yo sabía jugar bien”.

La estrategia suele ser clave en este tipo de torneos, y Joaquín Ponssa, el campeón de Clash Royale del evento llevado a cabo con la UdeSA, comentó cual fue la suya: “durante la eliminación, jugué con mazos más genéricos, y cuando vi que podía asegurarme de estar entre los 8 mejores, oculté algunas alternativas, para que mis futuros rivales no sepan mis mejores opciones”.

A diferencia de Nicolás Salas, Joaquín ya había competido en torneos de E-Sports cuando era adolescente, y ahora con 32 años pudo llegar a ser el mejor de su universidad. Y la competencia lo motiva, ya que aclara: “sólo juego a los que son reconocidos como deportes electónicos”.

El domingo continuamos en la Universidad de San Andrés

El League of Legends también dijo presente el fin de semana. Michael Franck, capitán del equipo ganador de la UdeSA, comparó sus experiencias pasadas, y se animó por la experiencia y la organización. “Me divierte la idea de jugar de manera competitiva en torneos como éste”, aseguró.

Como los equipos se armaban de manera aleatoria, no hubo demasiado tiempo de prácticas y conocimientos previos. “No usamos ninguna estrategia muy compleja más que analizar a qué jugaba nuestri rival, y buscarle la vuelta a sus campeones para poder ganarles”, dijo Dexteroxer, nombre de usuario que manejó el domingo.

En la misma sintonía, el equipo ganador de Siglo 21 realmente disfrutó de la experiencia. Joaquín Molina resaltó la importancia de poder competir en este tipo de deportes: “me parece bueno que la facultad y el Estado fomenten torneos, ya que genera amistades, confianza, trabajo en equipo y desarrolla la inteligencia”.

El equipo contaba con jugadores como Ulises Oleart, quién contó que entrena diariamente por la noche con su equipo amateur y su entrenador, y Pablo Zorrilla, quién a sus 18 años sostuvo que le gustaría llegar a algo más competitivo que la pura diversión de jugar. Facundo Caserez y Cristian Taddei coincidieron en que les encantaría tener la posibilidad de hacer esto más seguido.

Muchas veces, un torneo competitivo puede medirse aún más con el nivel de agrado de los participantes, y no sólo con los resultados. Los campeones, así como otros participantes del fin de semana a puro E-Sports, tuvieron su lugar para, en algunos casos, probar lo que significa ser parte de un evento como este. Y en otros, para seguir sumando experiencias y seguir mejorándose a ellos mismos en estos deportes.

Image placeholder

Ezequiel Fernandez Navone

Periodista recibido en la Universidad de Palermo. Cubrió los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018, y torneos internacionales de distintos deportes. Actualmente, trabaja en ADEEMA abocado a los Esports, en búsqueda de contribuir a su crecimiento en la Argentina.