Competir y querer repetir

El Campus Day de Siglo 21 abrió puertas para gamers que quieran probar lo que significa competir, y a otros que volvieron en búsqueda de seguir mejorando y ganando experiencia.

Jugar. Tener la chance de competir. Animarse, y querer hacerlo de nuevo. Un ciclo que, pese a parecer básico, tiene distintas motivaciones para los gamers que sea anotan en eventos como el del Campus Day de la Universidad Siglo 21, con la colaboración de ADEEMA. Puede ser por diversión, por querer competir, o por practicar y mejorar, lo que llevó a los equipos que se anotaron al torneo de League of Legends, con el condimento de que muchos no conocían a los compañeros con los que jugaron.

Para algunos, fue su primer paso en una competencia de Esports. Y condimentos no faltaron, con transmisión por Twitch y Casters en vivo relatando desde los cuartos de final. Para otros es seguir creciendo no sólo a nivel personal sino también con su equipo, al que conocían de antes, como es el caso de los que se coronaron campeones. En todos los casos, la respuesta fue que volverían a anotarse en un futuro en este tipo de eventos.

Tomás Bas reconoce que juega hace 8 años al LoL, pero nunca había pensado en competir: “Me enteré del torneo por un mail que me llegó y por Instagram, y me interesó”. Así es como ya jugó su segundo torneo de la Siglo 21, y va por más, asegurando: “Me volvería a anotar a estos torneos con regularidad”.

“ME VOLVERÍA A ANOTAR A ESTOS TORNEOS CON REGULARIDAD”
Tomás Bas


En cuanto al nivel que vio desde su perspectiva, vio “mucha diferencia con los equipos que ya venían armados” aunque igualmente lo vio bastante parejo. Y hasta se puso a pensar en cómo le gustaría ver un torneo futuro: “Quizás estaría bueno hacer un torneo de equipos armados y otros de equipos con agentes libres, o quizás de un lado de la llave los ya armados y del otro los que sean equipos con gente que todavía no se conoce”.

También fue parte de ese equipo Nicolás Salas, como el jugador con menos experiencia jugando, pero no por eso con menos ganas. “Empecé a jugar al LoL gracias a la cuarentena , hace 6 meses, y no había pensado en competir”, sostiene mientras también cree: “me anotaría a los próximos pero primero tendré que mejorar y subir de nivel. En algunas partidas sentí que no estaba a la altura de mis compañeros, que tienen mucho más tiempo jugando y más variedad de campeones”.

Igualmente, Nicolás quedó a gusto con el nivel, y quedó conforme con el rendimiento del equipo, que accedió a semifinales para luego quedar eliminados por el campeón. “No teníamos expectativas, pero nos fue bastante bien”, concluye.

“NO TENÍAMOS EXPECTATIVAS, PERO NOS FUE BASTANTE BIEN”
Nicolás Salas


Tortugas Demoníacas ya es un nombre que se repite, y es que como el mes pasado volvió a ser el equipo campeón. Matías Andrés aclara que el cambio de nombre (antes era Tortugas Diabólicas) se debió “a una joda con uno de los casters, que el torneo pasado no paraba de decirnos así, entonces nos dimos el gusto de cambiar”.

Después de ya haber sido campeones un mes atrás, la mentalidad de los jugadores fue distinta. “Teníamos mucha confianza y nos afianzamos bastante más como equipo, con la mentalidad de defender el título como sea”, subraya Matías.

“NOS AFIANZAMOS BASTANTE MÁS COMO EQUIPO, CON LA MENTALIDAD DE DEFENDER EL TÍTULO COMO SEA”
Matías Andrés


Cuando entrenar regularmente es difícil por tener obligaciones como trabajar y estudiar, igualmente el integrante del equipo campeón asegura que estará en próximas ediciones, y relucir un nuevo logo con su cambio de nombre. Y esta es la realidad de muchos de los que compitieron, que disfrutaron de este evento y quieren repetir.

Image placeholder

Ezequiel Fernandez Navone

Periodista recibido en la Universidad de Palermo. Cubrió los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018, y torneos internacionales de distintos deportes. Actualmente, trabaja en ADEEMA abocado a los Esports, en búsqueda de contribuir a su crecimiento en la Argentina.